.

.

Abracadabrantes

lunes, 15 de septiembre de 2014

Una historia sobre la anorexia.

¡Hola, abracadabrantes! 
Hace unos meses (que tiempos aquellos) publique este relato, y gracias a vuestras críticas positivas me animé a presentarlo a un concurso.
Para participar en el certamen eliminé la entrada en la que se encontraba el relato.

¡Resulta que al final obtuve el primer puesto (el primer concurso literario nacional que gano)! 
Y, bueno, que quiero que el relato se quede en el blog porque le tengo mucho cariño y también os tengo mucho cariño a vosotros… (que lío estoy montando:)

Eeeen fin, que aquí os dejo la historia, ¡así los que no lo leísteis en su momento tenéis oportunidad de hacerlo! 
Nada más, ¡ya me diréis que os parece en los comentarios! 


UNA HISTORIA SOBRE LA ANOREXIA
¡Madre mía! Mira tus piernas, cielo. Están gordas. Normal que no te entren esos bonitos pantalones de Stradivarius que a tu amiga le sientan tan bien. Bueno, no la consideres tu amiga. Si de verdad fuera tu amiga, no los habría comprado, sabiendo que tú te ibas a sentir tan mal. Porque te sientes mal. Muy mal. Pensándolo bien, ¿cómo iba a ser ésa tu amiga? ¡Si estás como una foca! No te puede querer. Ni ella ni nadie. Desde hoy, dieta. Hora de NO cenar. Muy bien. Di simplemente, “no tengo hambre”. Genial. Ellos también creen que necesitas comer menos. Toma sólo una manzana, una manzana está bien. Cógela. ¡Pero mira! Tus dedos son como morcillas. ¡Grotescos! Si un chico te pidiera matrimonio, ¡no te cabría el anillo! 

De desayuno, tortitas. Hum. Huelen bien pero no las mereces. ¡Por dios! Si estás gorda. Tienes hambre, pero si comes algo seguro que explotas. No, peor aún, no explotarás y te quedarás para siempre con ese cuerpo tan horrible y no le gustarás a nadie.

Hoy sal a correr. Corre, corre y no pares. ¿Has visto Forest Gump? Pues tú igual. Bueno, para sólo en los cruces. No dejes que el cansancio se apodere de ti. Ni la fatiga ni nada debe alejarte de tu objetivo. Bebe agua, el agua no es mala. Sustituye la leche o los refrescos por agua. Una pera por esa bollería que zampabas. ¡Así estás de asquerosa! 

Eh, mira a tus amigas. La mayoría son perfectas. Y han tenido novios. ¡Consigue lo mismo, nena! Tú nunca has salido con nadie, ¿por qué será? Son las dos de la mañana, pero tú debes seguir haciendo abdominales. ¡No te puedes dormir con ese cuerpo! Quieres que te quieran, ¿verdad?

Han  pasado cinco días. Todo el día haciendo deporte y apenas sin comer para nada. Apenas has perdido peso. ¡Foca estúpida! La gente normal ya habría perdido algo. Pero tú eres diferente. Tú estás muy gorda. 15 años de gorda. Debes vaciarte. Debes vaciarte. Es muy fácil, hazme caso. Tú ves al cuarto de baño, cierra la puerta con pestillo. Así, muy bien. Abre el grifo. Acércate a la taza del wáter. ¡Puaj! Alguien ha defecado y no ha tirado de la cadena. ¡Qué mal huele! ¿Ves esa mierda que es tragada por el retrete? Tú eres esa mierda. Una mierda gorda y asquerosa. Pero no llores. No llores. Para. Puedes arreglarlo. Todavía estás a tiempo. Vomita. Sácalo todo. Venga, una arcada tras otra hasta que todo quede fuera. ¡Ya está! ¡Ha sido fácil! Pero que no quede ninguna huella, ¿eh? Mucho mejor. 

Corre. Haz deporte. No comas. Sólo lo justo para dar el pego. Y vacíate. ¿Ves? Todos te ven más guapa. Ya han pasado meses. Todo funciona bien, ¿no? No. Mírate al espejo. Sigues estando gorda, sigues sin verte bien. Tú tampoco estás muy bien de la cabeza, ¿verdad? Pues sigue adelante. Sigue con lo tuyo, pierde más peso, ¡venga! Tienes hambre. Pero no debes comer. No debes comer, no mereces comer. Come quien se lo merece, quien está delgado y puede controlarse. Pero tú estás como una foca. ¿Acaso no lo ves cuando te miras al espejo? Si no dejas de llorar. Pero tranquila, todo esto tiene solución. Estás a tiempo de subirte al tren de la gente perfecta, la gente que disfruta y que tiene novios en cada esquina. 

Muy bien. Has bajado muchísimo de peso. No comer, correr, vomitar.  ¿Verdad que es fácil resistir la tentación? Vale. No es fácil. Todos lo admitimos. Pero tú lo estás haciendo muy bien. ¡No llores! Hoy es el cumpleaños de tu madre. Una fiesta en familia. Todos dicen que estás más delgada. Sabes igual que yo que no es suficiente. La tarta, la paella, parecen apetitosas. Pero no lo mereces. Resiste. Resiste. Nada. Eres débil, no vales la pena. Has tenido que comértelo todo. ¡Menudo atracón! Foca estúpida. No lo merecías. Pero tranquila, todavía estás a tiempo. Cumple tu penitencia. Vacía tu cuerpo. Jura no comer, no debes comer, haz deporte en la soledad de tu habitación. 

Bajas de peso. Se están preocupando por ti. No se preocupan por ti, de verdad, aunque lo digan. Sólo están sorprendidos. Porque eras la niña gorda y ahora estás mucho mejor. Pero no es suficiente. Vas al Stradivarius y te pruebas los vaqueros, te van grandes. ¡No serán los mismos! ¿Por qué será que sigues sin novio? Tienes que seguir con lo tuyo, aunque la báscula y ellos digan que te ocurre algo. ¡Claro que te ocurre algo! Pero rómpete por dentro y finge una sonrisa. 

Te mareas. Te han metido un estúpido zumo en la boca. ¡Todo tu trabajo al traste! Te has desmayado. En el instituto están preocupados, o eso dicen. Sólo lo dicen. No les importas, sigue a lo tuyo. Sigues llorando y sintiéndote mal cuando te miras en el espejo. Creen que todo es demasiado. Deja de tambalearte. Tu enorme cuerpo está cayendo. ¡Haz algo! ¡Haz algo! Eres un caso perdido. 

Ya sé quién eres. Eres Anorexia. Te venceré. Haré que tu voz se vaya de mi cabeza. Aquí me ayudarán. Sólo he de obedecer, comer, hacerles caso. Me han hablado de ti. Puedo vencerte. Voy a vencerte.

Hola. Ya me conoces. ¿De verdad quieres pasar de mí? Has aguantado unos meses pero no vas a poder seguir. Hazme caso, estoy contigo. ¿De verdad quieres ponerte gorda de nuevo? 

No eres bonita, por muchas veces que te lo digan. Sigues pensando que no eres bonita cuando te miras en el espejo. Sigues llorando cuando te miras en el espejo. Y has hecho llorar a tus padres, a tu familia. Les has hecho infelices. No les mereces, ni a ellos ni a nadie. ¿Te gusta esta vida de normas y reglas y personas que creen que te comprenden? No te comprenden. Yo lo hago. No soy tu enemiga. Otra vez te pondrás gorda, otra vez será lo mismo. ¿Seguro que quieres volver a ello? Sigues sin verte bonita. Sigues sin ser bonita. Recaerás. Recaerás cuando pienses que estás del bando de ellos, volverás conmigo.

No. Ellos me quieren. Quiero ser feliz. Y para serlo he de pasar por esto.

Esto viene de antes. Hoy te has dado cuenta. Recuerda, tenías doce años y jugabas a morderte los mofletes y parecer extremadamente delgada. Estabas destinada a acabar siendo mía.
No.


Creías que estabas bien, pero mírate. Nadie te comprende. He vuelto contigo, cielo. Recaerás, volverás a ese horrible sitio en el que te rellenarán como a un pavo. Harás llorar de nuevo a tus padres y a tu familia. Siempre serás una mancha en la historia de esa familia perfecta. Estás gorda. Siempre serás horrible. Acéptalo. Será fácil desaparecer. Con un poco de suerte, sólo tendrás que salir a correr, y no parar en los cruces.




18 comentarios:

  1. ¡Hola!
    ¡Muchas felicidades por el premio! La verdad que yo nunca me he presentado a un concurso literario, no me considero lo suficientemente buena. Aunque sin duda, no me extraña que hayas ganado el primer premio. Me gustaría hacer un comentario extenso sobre tu relato, pero es que no sé que decir que no hayas dicho tú ya en él. Me has dejado sin palabras.
    Es un relato muy duro, pero, por desgracia, tan real como la vida misma. La anorexia siempre ha sido un problema muy grave, y en la actualidad, lo es aún más, ya que todos los medios de comunicación nos meten en la cabeza que para ser bonitas tenemos que estar delgadas y tener un cuerpo perfecto...
    En fin, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      ¡Muchísimas gracias, cielo! No sabrás si vales para eso hasta que no lo intentes, de verdad.
      *.*
      Con eso lo dices todo, María.
      Te doy las gracias otra vez. Me alegra mucho que te haya gustado.
      ¡Un beso ENORME!

      Eliminar
  2. MUY increíble Elle. Dios, es perfecto, de verdad es como si lo vivieses mientras escribes. Pero Anorexia no está contigo, eh, ya lo sé, pero es que es flipante. Yo aún estoy flipando. Esto duele. Menos mal que lo has colgado aquí de nuevo porque no lo había leído y O.O
    Genial el concurso. Te lo mereces, este relato es de los mejores que he leído aquí.
    Abracísimos de los que duelen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUCHISIMAS GRACIAS. Gracias de las de verdad.
      Me hace muy feliz que hayas flipado.
      Un abrazo ENORME de esos que cuando ha pasado una semana sigues sintiendo.

      Eliminar
  3. Recuerdo este texto. No recuerdo qué te puse, pero sí sé que me dolió. Es bastante crudo, la verdad, pero supongo que así son las cosas y no puedes (no debes), hacerlo bonito. Sí es duro, lo es, y así hay que reflejarlo.
    Por tanto, creo que lo has hecho muy bien y mi más sincera enhorabuena por haber ganado el concurso, te lo mereces ^^
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Dios. Gracias, me ha encantado. Es perfecto... Bueno, como todo lo que escribes. Te mereciste ganar ese concurso. No dejes de escribir.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Guau....si palabras. No se si he entendido del todo bi eb el final, lo interpreté como suicidarse. ¿Así es?
    Es perfecto. Realmente perfecto.
    Crudo pero real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Alicia!
      El final está abierto, pero esa es la sugerencia.
      :)

      Eliminar
  6. Muchísimas felicidades Elle! Creo que lo leí hace tiempo pero me ha encantado volverlo a leer. Ese premio era tuyo antes de que lo inventaran ;)
    Tus relatos son muy tristes, pero preciosos. Espero volver a leer algo tuyo pronto porque escribes genial.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *.* ¡Muchas gracias, cielo!
      No todo lo que escribo es tristón, ¿eh? Jajajajaj :)
      ¡Un beso ENORME!

      Eliminar
  7. Hey mi querida Elle ^-^ ¿Sabes que tengo el blog en favoritos del móvil en plan obsesivo y miro a diario si has publicado? ¡Hoy he dado un saltito de alegría! Creo que es inexplicable lo que se siente al leerte :") Bueno y claro, sigues fiel a ti misma. Superándote cada día, madre mía, me ha encantado en serio *-* <3 Vale que es crudo pero es verdad que estas cosas se instalan en tu cabeza y toman el control. Menos mal que ahora esas cosas se pueden arreglar. Y una cosilla Elle, hay una iniciativa de bloggers que consiste en entrevistarse mutuamente y publicar en ambos blogs la entrada, para así darnos a conocer más. ¿Te gustaría hacerlo? Si te animas puedes contactarme a magam3gre@gmail.com y lo acordamos. Como ejemplo puedes ver este link: http://esperando-al-libro.blogspot.com.es/2014/08/entrevistando-ai-maria-arnau-notas-para.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mi querida María. ¿Cómo puedes ser tan adorable? *.*
      Pues me gusta la idea, hablamos, ¿vale?

      Eliminar
  8. Madre mía... qué forma de escribir, es increíble. Debes de tener el cerebro muy bien amueblado, porque este relato me parece increíble. El tema, la manera de afrontarlo, la idea en general, me ha encantado. Personificar la propia anorexia... Te merecías muchísimo ganar. Sin duda, me gustaría escribir tan bien como tú, me gusta mcuho escribir pero estoy cortita de ideas jajaja. Pero parece que tus relatos me están dando un empujoncito. Por favor sigue publicando, ¡me encantan! También debo cotillearte un poco más el blog a ver qué encuentro jajaja.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *.* Muchísimas, muchísimas gracias, cielo.
      Me alegra inspirarte.
      Cotillea, mujer, ¿has visto la pestaña en la que aparecen todos mis relatos ordenados?
      Jajajaja, un beso ENORME

      Eliminar
  9. Woow, todo está muy bien, pero el remate de la última frase... genial. Me he estremecido.
    Un beso, ahora entiendo por qué la pobre Ana lloró en teatro.

    ResponderEliminar